Cálculo vesical

Los càlculos vesicales pueden ser asintomàticos o provocar dolores suprapùbicos (bajo vientre), una disurìa, una hematurìa. Puede haber múltiples cálculos en la vejiga. Estos pueden alcanzar grandes tamaños y incluso llenar la vejiga.

Obstrucción y estasis urinarias favorecen la formación de cálculos en la vejiga. La infección crónica es un factor agravante.

La causa más frecuente en los hombres es la hipertrofia de la próstata.

La estasis urinaria puede tambien ser el resultado de un problema neurológico. Una lesión traumática de la medula, la diabetes,la esclerosis múltiple son causas de la vejiga neurogénica.

Los cuerpos extraños introducidos en la vejiga por el personal médico o por los propios pacientes actúan como catalizadores en la formación de cálculos urinarios.

Más raramente divertículos vesicales o reconstrucciones quirúrgicas se encuentran como causas de los cálculos urinarios .

Las calcificaciones en la pared de la vejiga consecutivas a una radioterapia o a una infección parasitaria crónica, la esquistosomiasis, también actúan como nido en la formación de cálculos en la vejiga.

Caso ilustrativo

Información Clínica

Dolores abdominales de origen desconocido.

Examen radiológico solicitado

Tomografía computarizada (TC) del abdomen con inyección de contraste

Resultados

La TC abdominal muestra la presencia de un cálculo hiperdenso en la vejiga. La hipertrofia significativa de la próstata es probablemente la causa predisponente.

Imagen 1. TC abdominal. Imagen axial post-inyección de contraste.
1, Acetábulo (lado derecho). 2, Vejiga. 3, Músculo recto del abdomen. Flecha, Cálculo vesical.

Cálculo vesical. Image 1
  • Imagen 1. TC abdominal. Imagen axial post-inyección de contraste.
    1, Acetábulo (lado derecho). 2, Vejiga. 3, Músculo recto del abdomen. Flecha, Cálculo vesical.

  • Imagen 2. TC abdominal. Imagen axial post-inyección de contraste.
    1, Acetábulo (lado derecho). 2, Vejiga. 3, Próstata. 4, Recto. 5, Sacro.

  • Imagen 3. TC abdominal. Imagen axial post-inyección de contraste.
    1, Vejiga. 2, Próstata. 3, Recto. 4, Cabeza femoral (lado izquierdo). 5, Trocánter mayor.

  • Imagen 4. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Pulmón derecho. 2, Corazón. 3, Hígado. 4, Vena cava inferior. 5, Riñón derecho. 6, Cresta ilíaca. 7, Vejiga. 8, Riñón izquierdo.

  • Imagen 5. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Hígado. 2, Riñón derecho. 3, Cresta ilíaca. 4, Cabeza femoral. 5, Vejiga. 6, Próstata. 7, Riñón izquierdo. 8, Bazo.

  • Imagen 6. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Pulmón derecho. 2, Aorta. 3, Hígado. 4, Riñón derecho. 5, Músculo psoas. 6, Cresta ilíaca. 7, Cabeza femoral. 8, Próstata. 9, Riñón izquierdo. 10, Bazo. Flecha, Cálculo vesical.

  • Imagen 7. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Corazón. 2, Aorta. 3, Cuerpo vertebral. 4, Vejiga. 5, Próstata. 6, Recto. 7, Sacro.

  • Imagen 8. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Corazón. 2, Aorta. 3, Cuerpo vertebral. 4, Vejiga. 5, Próstata. 6, Recto. 7, Sacro.

  • Imagen 9 de 9. TC abdominal. Reconstrucción coronal (post-inyección de contraste).
    1, Corazón. 2, Aorta. 3, Cuerpo vertebral. 4, Vejiga. 5, Sínfisis del pubis. 6, Próstata. 7, Sacro.