Disección de la aorta (generalidades)

La disección aórtica significa formación anormal de un canal en la pared de la aorta, con la presencia de sangre en este canal.

La pared de la aorta está formada por tres capas: la íntima (la capa que recubre la luz del vaso), la media y la adventicia (la capa más externa). La disección aórtica es la consecuencia del desgarro de la íntima. Este desgarro se extiende longitudinalmente en la media y causa una grieta en la pared de la aorta, en la que se precipita la sangre.

La afluencia de sangre en la aorta ascendente, que varía con las contracciones cardiacas, induce una tensión mecánica sobre las paredes de la aorta ascendente de manera que esta localización es un sitio frecuente para una disección. Este agrietamiento de la aorta ascendente puede extenderse proximalmente hacia el corazón. Esta disección puede propagarse distalmente (es decir, hacia las arterias ilíacas) a diferentes distancias y involucrar las grandes ramas arteriales. En esta situación, la expansión de la aorta puede ser mínima.

Cuando el desgarro de la íntima causa un sangrado en todo el espesor de la pared aórtica, esta aorta se puede romper y conducir a una hemorragia fatal.

En algúnos casos, la disección se continúa en los vasos del cuello, las arterias coronarias, renales, mesentéricas y ilíacas que puede conducir a la obstrucción de los vasos afectados.

Los mecanismos responsables de la formación de las disecciones aórticas no son conocidos. Es evidente que la hipertensión es un factor de riesgo. La disección es una complicación frecuente de la enfermedad de Marfan.

La disección aórtica se manifiesta por un dolor fuerte y persistante, de aparición brusca, en el pecho.

Muy a menudo, los pacientes acuden a las urgencias y el diagnóstico de la disección aórtica se hace a través del escáner.

La diseccion aórtica se clasifica conforme a su localización. Las clasificaciones más utilizadas son las de De Bakey y Stanford.

Clasificación De Bakey
tipo I
La disección de la aorta comienza en la aorta ascendente, se extiende en el arco aórtico y la aorta descendente (en una distancia +/- importante).
tipo II
La disección de la aorta se situa en la aorta ascendente.
tipo III
La disección de la aorta comienza después de la arteria subclavia izquierda y se extiende distalmente a una distancia variable.

Clasificación de Stanford
tipo A
La disección de la aorta implica la aorta torácica ascendente. El arco aórtico, la aorta torácica descendente y la aorta abdominal pueden ser dañados.
La disección aórtica retrógrada entra en esta categoría.
tipo B
La disección de la aorta afecta a uno o más segmentos: el arco aórtico, la aorta torácica descendente (distal al origen de la arteria subclavia izquierda) o la aorta abdominal.

La disección aórtica tipo A, a menudo exige un tratamiento quirúrgico, mientras que una disección tipo B requiere un tratamiento médico (tratamiento antihipertensivo).